Por lo general, la mayoría de los intercomunicadores que encontramos para bebe en el mercado, aunque suelen funcionar perfectamente, tienen asignado un consumo demasiado elevado. Es decir, que logre experimentaremos el resultado de su uso cuando veamos la próxima factura eléctrica de nuestro hogar.